Lugar de aprendizaje de la historia

La “reunión de secretarios de Estado en el Grossen Wannsee”, como se llama la Conferencia de Wannsee en documentos históricos, simboliza la cooperación entre las antiguas instituciones del Estado alemán con las nuevas instituciones del régimen nacionalsocialista en la planificación y organización del genocidio. En este lugar histórico hay que preguntar cómo se explica la disposición de tantos miembros de la administración pública a participar en los crímenes nacionalsocialistas, distribuyendo entre sí las tareas. Deben examinarse las ideologías y los motivos personales, como también las estructuras, que permitieron a los involucrados desarrollar iniciativas en su labor cotidiana, o llevar a la práctica profesionalmente las instrucciones recibidas, haciéndose cómplices de los crímenes, pero sin sentirse responsables.

Al mismo tiempo, debe abordarse la pregunta hasta qué punto la política genocida nacionalsocialista tiene sus raíces en tradiciones específicamente alemanas y por qué casi todos los grupos profesionales e instituciones, numerosas asociaciones, organizaciones profesionales y corporativas contribuyeron a la segregación, discriminación, privación de derechos y expropiación de los judíos. En el marco de estos planteamientos se examinan la preparación ideológica y política, la planificación sistemática y la ejecución del asesinato masivo como procedimiento administrativo que fue llevado a cabo implacablemente, con perfección técnico-burocrática.